Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘enfermedad’

La celiaquía es una intolerancia permanete del sistema inmunitario al gluten, proteína presente en algunos cereales. Es la enfermedad autoinmune de mayor prevalencia en la infancia.

¿Qué quiere decir esto? Pues que la celiaquía es una enfermedad provoca el ataque del sistema inmune al propio organismo, y que, de entre todas las que se conocen, es la que más afecta a los niños: tres de cada cien niños lo sufren, pero solo uno de cada cien sabe que tiene esta enfermedad.

Una persona afectada de celiaquía que ingiera gluten, aunque sea una mínima parte (basta con ingerir un alimento en cuya etiqueta pone: este producto ha sido elaborado en una fábrica que usa trigo), sufrirá una reacción inmunológica en su intestino.

Mecanismo de acción del sistema inmune de un celiaco en presencia de gluten

Por algún motivo, el sistema inmune del celiaco al defenderse contra el gluten  afecta al intestino delgado, destruyendo las vellosidades que recubren la luz intetinal.

Cada enterocito, de los que se observa el núcleo, presenta en su cara expuesta al tránsito de los nutrientes (polo apical) multitud de microvellosidades, que multiplican la superficie de absorción.

A la larga, la ingesta de gluten provoca una inflamación crónica del intestino y el aplanamiento de las vellosidades (atrofia) dificultando o impidiendo la absorción de los  nutrientes. Las consecuencias son malnutrición pérdida de peso, retraso en el crecimiento y otras muchas enfermedades.

Veamos esta infografía de EROSKI y luego seguimos hablando de la celiaquía:

BIKUMA GLOBAL SERVICES :: Noticias :: Eroski Consumer, Infografía: Celiaquía.

¿Qué cereales contiene gluten? Trigo, espelta, kamut, escanda (variedades de trigo, estos tres)cebada, centeno, avena y triticale (híbrido de trigo y centeno).

Escanda, a la izquierda; trigo duro, en el centro y espelta a la derecha

¿Que alimentos contienen gluten? Pues muchos. No solo los elaborados a partir de derivados de estos cereales (pasta alimenticia, harina, pan rallado…

El gluten es la proteína que aporta al pan y a la harina sus propiedades de adhesibilidad y elasticidad; es lo que hace que la miga sea esponjosa y adhesiva, que puedas amasarla con los dedos y formar una pelotita; que se pueda amasar y  moldear la harina para hacer tartas y bizcochos; la que hace que el pan una vez horneado quede tan esponjoso…

Estas propiedades del gluten las conocen bien  en la industria alimentaria y por eso lo utilizan como base para extraer aromas naturales; de ahí que mermeladas, yogures de sabores y cualquier sustancia aromatizada pueda contener gluten. También lo utilizan en las salsas como espesante (tomate…) Por tal motivo, muchos productos, que en un principio no tienen ninguna relación con los cereales, están prohibidos para los celiacos, aunque ponga en la etiqueta ingredientes naturales. ¿Hay algo más natural que el trigo?

Pero ¿que es el gluten? El gluten es una familia de proteínas, como decía, presente en todos los cereales. En realidad son dos grupos de proteínas los que conforman el gluten: prolaminas y glutelinas. Su nombre deriva de su composición: unas son ricas en el aminoácido prolina y en las otras abunda la glutamina; en ambas escasea la lisina y está bien representada la glicina. En el cuadro siguiente se exponen las carcterísticas del gluten presente en el trigo duro, Triticum turgidum,: gliadina (dentro de las prolaminas) y glutenina (dentro de las glutelinas):

Algunos autores consideran que hay una única familia, las prolaminas, y que las gluteninas pertenecen a esa única familia. Yo seguiré considerando dos familias: prolaminas y glutelinas.

En cualquier caso, cada cereal tiene sus  proteínas específicas pertenecientes a cada una de esas familias. Y se da la circunstancia que las prolaminas presentes en trigo (trigo duro, espelta, kamut, escanda y triticale), cebada, centeno y avena  son las que provocan la reacción autoinmume. Concretamente, la familia de las prolaminas se encuentra reprensentada en los distintos cereales de la siguiente forma:

Cereal                                     Prolamina                              Contenido (en %)

Trigo                                        Gliadina                                                      69

Centeno                                   Secalina                                                 30-50

Cebada                                     Hordeína                                              46-52

Avena                                       Avenina                                                      16

MIjo                                        Panicina                                                        40

Maíz                                          Zeína                                                            55

Arroz                                        Orcenina                                                       5

Sorgo                                        Kafirina                                                        42

Las marcadas en negrita son las proteínas no aptas para celiacos.

El gluten se encuetra en el endospermo de las semillas de los cereales. El endospermo supone la mayor parte del grano de cereral, formado por células repletas de granos y gránulos de almidón.

Grano de trigo

El gluten forma una red, un entramado por todo el citosol celular que envuelve y sonstiene los granos y gránulos de almindón. Luego, si la semilla germina, aportan buena parte de la energía que necesita el embrión.  Y, si el trigo se ha hecho harina y luego ha fermentado, la elasticidad y ductilidad del gluten, permite que se retenga el CO2 en el interior de ese entramado, dando a la miga la textura y grosor propios del buen pan bien horneado.

Termino el post hablando de las cantidades de gluten permitidas en los alimentos. En breve (espero y deseo) figurará en la etiqueta de aquellos alimentos que, por su naturaleza, no contienen gluten como “alimentos exentos de gluten“: frutas, carnes sin manipular, verduras…

Por otro lado, la ley permite etiquetar y considerar “alimentos sin gluten” a aquellos que no son derivados y ni proceden de los cereales que contienen gluten y que contienen menos de 20 partes por millón de gluten (20mg de gluten/kg de producto). Esto puede ocurrir en el jamón de york, en salsas… Y la ley permite considerar como alimento sin gluten a los que proceden de cereales que contienen gluten pero que se les ha extraído el gluten; en este tipo de alimentos se permite que contengan menos de 100 partes por millón (100mg/kg) para ser considerados “sin gluten”. ¡¡OJO que aquí están incluídas las pizzas de trigo SIN GLUTEN de MERCADONA!! Debemos saber esto antes de consumirlas.

Sin embargo, las pediatras nos dicen que debemos ser estrictos y dar a nuestras hijas productos  exentos de gluten o aquellos que contengan menos de 10 ppm, que es lo máximo que la tecnología actual puede detectar en un alimento con fiabilidad. En ese caso el alimento llevará el sello de la marca FACE u otro autorizado:

Estos sellos dan garantía a los alimentos aptos para nuestras hijas; nos dicen que podemos dárselos con tranquilidad y confianza.

Fin.

Read Full Post »

He decidido incluir este post, no por que lo pida nadie directamente, sino porque he visto que entra bastante gente en el blog buscando esta información.

Más adelante encontraré la relación entre esto y la biología de 3º de ESO. De momento añado un enlace al documento pdf que se facilita en las consultas de pediatría.

dosis de Dalsy y Apiretal

Se puede observar que aparecen dosis para administrar cada seis horas y cada ocho horas. Cuando al pequeño le sube la fiebre con rapidez, se le debe administrar la dosis prevista para cada seis horas de ibuprofeno; y a las cuatro horas se le puede administrar el otro antitérmico en cantidad de cada cuatro horas. De esta forma cada cuatro horas recibe una dosis de antitérmico.

No se debe abusar de esta pauta de medicación, pues ya sabemos que uno puede dañar el hígado y el otro puede afectar al estómago; es más, se desaconseja siempre combinar los dos antitérmicos. Y se aconseja no usar el ibuprofeno como antitérmico, pues es un antiinflamatorio, y optar por el paracetamol para bajar la fiebre. No es nada bueno usarlos alegremente y siempre hay que consultar con el pediatra antes de administrar cualquier medicamento; especialmente cuando se trata de nuestras hijas.

Debemos saber que la fiebre es una estrategia del organismo para luchar contra los microorganismos y que una fiebre en torno a los 38º C, o estabilizada en esa temperatura, ayuda a que nuestro pequeño se defienda contra la infección, por lo que no es necesario tratarla con antitérmicos. Hay que observar el estado general del niño: si se le ve tranquilo, contento, jugando, con respiración normal… no hay que preocuparse porque tenga fiebre, aunque sea cercana a los 39º.

Espero que sea de interés para los padres y madres.

Yo ya me quedo con mis alumnos de secundaria y les formulo la siguiente pregunta, que tiene su respuesta en UD 7: El aparto digestivo:

¿Por que se pueden ver afectados el hígado y estómago con el uso de ibuprofeno y paracetamol? Responde antes de buscar la respuesta.

Read Full Post »

Más vale prevenir que curar. Si pudiésemos preservar la salud y esquivar la enfermedad, desde luego que nos apuntaríamos al estado de salud constante.

No existen fórmulas mágicas y ni recetas secretas. Pero sí hay estrategias o hábitos, muy sencillos de realizar, con fundamentación científica detrás, que resultan muy útiles. Luego, estar informado, seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y usar el sentido común nos pueden evitar muchos disgustos.

A continuación formularé algunas preguntas para que respondáis aquí mismo y luego busquéis la respuesta en la UD correspondiente del curso 3º ESO o en la pestaña de La Física y la vida.

Una causa habitual de enfermar es debido a la infección por un agente patógeno; por ejemplo la Gripe A(N1H1). Sabrías decir por qué es más frecuente (mayor la incidencia) esta enfermedad en los meses de diciembre, enero y febrero?

¿Es lo mismo un catarro que la gripe?

¿Cómo podemos prevenir o evitar padecer la gripe? ¿Y el catarro?

Virus de la Gripe A

La respuesta a esto, y otras cuestiones relacionadas con la meningitis, las tendrás que buscar en el blog.

Líquido cefalorraquídeo con presencia de numerosos neutrófilos

N. meningitidis no es ningún bicho raro. Es una bacteria malísima que habita, en condiciones normales en nuestra garganta (y, por tanto, en nuestra boca); como muchas otras. Sin embargo, no nos causa ningún problema ni enfermedad (esta y las demás bacterias), porque somos adultos sanos, bien alimentados (quien lo esté) y nuestro sistema inmune funciona correctamente. El sistema inmune puede funcionar muy bien si el organismo recibe vitaminas, minerales y el resto de nutrientes necesarios en las proporciones adecuadas. Igualmente, el sistema inmune mejorará notablemente si el organismo se ha entrenado adecuadamente (exponiéndose a los distintos antígenos con que se encuentra a lo largo de la vida y si la persona (niño) ha recibido las caricias, abrazos y palabras cariñosas que todo el mundo necesita y agradece. Por eso tenemos la bacteria en la garganta y no nos afecta: porque la tenemos a raya y si se acerca a la sangre o penetra en las mucosas es atrapada por macrófagos, linfocitos, anticuerpos y todo nuestro “Ejército vital”.

Sin embargo, los niños pequeños todavía no tienen un sistema inmune completamente desarrollado y tampoco ha tenido tiempo de exponerse a la diversidad de agentes antígenos que tiene el ambiente. Si, además, el sistema inmune del niño no ha recibido los estímulos apropiados ( a través de vacunas) y, si el pequeño no tiene una completa y adecuada alimentación, presenta un mayor riesgo de que la bacteria prospere en su organismo.

Diplococos, posiblemente de Neisseria meningitidis.

Y ahora, aunque suenen un poco raras, voy a dar mis recomendaciones para prevenir contagios. Insisto en que son mías por lo que pueden tener una componente subjetiva y por ello, ser opinables. Puesto que en los niños pequeños se está desarrollando también su sistema inmune, dejemos que lo haga despacio, a su ritmo. Esto implica que la exposición a los agentes infecciosos sea paulatina y que los microorganismos estén atenuados (medio muertos) y en poca cantidad. Esto ocurre de manera natural cuando el niño chupa lo que se encuentra, mientras juega con sus juguetes.
Los microorganismos (muchos de ellos patógenos) que habitualmente se encuentran en un animal de sangre caliente, al  ser expuestos a las inclemencias ambientales  mueren con rapidez; depende de la superficie en la que se encuentre y de las condiciones ambientales del lugar:
La exposición al los rayos UV acaba con ellos rápidamente (las ventanas de vidrio son un filtro para estos rayos)
Tanto la humedad excesiva como la xericidad (sequedad extrema) es un peligro para la mayoría de microorganismos.
Superficies poco porosas y lisas (acero, metales) hacen más vulnerables a estos bichos; mientras que los tejidos (ropa, papel…) los protege durante cierto tiempo.
Cuando un niño se expone en la calle a los microorganismos, que estarán atenuados por esto mismo, está desarrollando su sistema inmune.
Pero, y aquí es donde va mi opinión personal, cuando insistimos con nuestros hijos a que se despidan con un beso aquí y otro allá; cuando bebemos todos de la misa pajita; cuando dejamos que compartan cuchara con el abuelo y la tía; cuando no les obligamos a que se laven las manos nada más llegar a casa… estamos teniendo una conducta negligente con la salud de nuestros hijos.
Los microorganismo de boca a boca, vía cuchara, pajita, beso en la mano… van en cantidad suficiente y llenos de capacidad para infectar. Nada más entrar en el portal de nuestra casa, empezamos a tocar cosas que ya no están expuestas la luz UV ni a las inclemencias de la calle; son, por tanto, lugares donde los microorganismos procedentes de un portador o de un enfermo pueden permanecer más tiempo y en mejores condiciones de viabilidad. Por eso es tan importante lavarse las manos nada más entrar en casa.
Yo no soy de los que no de besos a sus hijo; muy al contrario les doy muchos besos, pero tengo cuidado de no dárselos en la boca (labios), tampoco en los deditos o manos (porque van a la boca con frecuencia). Además,  lo que les gusta a los niños no son los besos: son los abrazos, las caricias y que los cojas en brazos.

Read Full Post »